PROCEDIMIENTOS ESPECIALES

Abrazando el perdón: sanación en luz y sonido aceptando la realidad y reconciliándonos con ella

Para acceder a los contenidos libres regístrate aquí.

El perdón es ante todo una decisión personal, una opción del corazón. Es una actividad sin final, en constante cambio y variación, por medio de la cual aceptamos la realidad y nos reconciliamos con ella. Es un intento de sentirnos a gusto con la vida, una experiencia extraordinaria dirigida a tu corazón interior para iniciar el camino hacia la verdadera felicidad. Con esta terapia, te entregarás completamente y podrás lograr un grandioso proceso LIBERADOR y aceptar el presente con absoluta plenitud y bienestar. El ego es la falsa creencia de quienes somos. El ego se alimenta de la desdicha, entonces no olvida hechos pasados, los recuerda con lujo de detalles e incluso exagera todo para que la víctima en nosotros sea visible por otros egos carentes de felicidad. El ego recuerda las heridas, los insultos, las humillaciones, y en cambio olvida lo hermoso que le ha ocurrido en la vida. El ego no quiere ser feliz porque piensa que, si demuestra bienestar, nadie lo va a amar. La dicha es veneno para el ego, ese es su mecanismo y cuando el ser en nosotros lo observa, pierde su poder y efecto nocivo. Aceptar que todos hemos sido criados en ignorancia y ver al otro más allá de su adormecimiento, es comenzar a derribar las barreras que nos separan unos de otros y ayudarnos para progresar, madurar y crecer siempre hacia el mayor bien que nos incluya a todos. El perdón significa que aceptas la situación vivida en su totalidad. Aceptar las cosas como son, no significa decirle al otro “seamos amigos, está todo bien”. Significa algo más profundo, que es reconocer la brutal ignorancia de su accionar.