REFLEXIONES

La transformación de las emociones

Para acceder a los contenidos libres regístrate aquí.

Dicen en algunos pueblos de Suramérica que, con tanto dolor y tanto sufrimiento, el ser humano se va convirtiendo en un trozo de hielo en el tema de las emociones. Vale la pena hacer desde ya un replanteamiento interno entre lo que son las emociones y lo que son los sentimientos. Para ir recorriendo el sendero de la felicidad es necesario hacer un alto en el camino e ir trasformando las emociones enclavadas desde nuestro yo más profundo para ir encontrando una dinámica mucho más atractiva en nuestro diario vivir. Emociones positivas: alegría, ágape, amabilidad, asombro, compasión, confianza, deleite, dicha, embeleso, entusiasmo, felicidad, gratificación, satisfacción. Emociones negativas: abatimiento, aborrecimiento, acritud, aflicción, animosidad, ansiedad, aprensión, aversión, cólera, congoja, culpa, desdén, desesperación, desprecio, disgusto, dolor, engreimiento, envidia, exasperación, extravagancia, fastidio, furia, hostilidad, humillación, indignación, irritabilidad, menosprecio, miedo, mortificación, nerviosismo, orgullo, pena, pesar, pesimismo, remordimiento, resentimiento. ¿Cómo trabajar las emociones? Es fundamental que las personas aprendan a conducir sus emociones, especialmente las negativas, cuando este trabajo no se realiza -explica el psiquiatra- se puede caer en el desequilibrio emocional con innumerables consecuencias para la vida interior, la salud física, emocional, mental y social. Esta reflexión te explica de manera sencilla como comenzar el proceso de cambio. Son pasos sencillos pero fundamentales si quieres una vida en salud y bienestar.