MEDITACIONES

llego el momento de amarte y el milagro aparece

Amarse a uno mismo es tener recorrido gran parte del camino que lleva a la felicidad. Sin embargo, no es una misión que el entorno nos suela poner fácil.
Hagamos fuerte nuestra autoestima ahora mismo, con todos nuestros defectos y con la enorme batería de asuntos por mejorar.

• Dale importancia a tus virtudes. Defectos hay para todos, pero virtudes, también. Encounter las tunas.
• Enorgullécete de los propios logros. ¿Quién dice que es vanidoso alegrarse por lo que se hace bien? Experimenta esa satisfacción, compártela, celébrala… y así irá creciendo la confianza que tienes en ti mismo.
• Enorgullécete de lo que te hace distinto. No somos un rebaño de ovejitas que balan al mismo son, sino personas diferentes entre sí. Ama lo que te distingue a ti de los demás, porque es lo que hace que seas tú mismo.
• Comparte el talento. Que vea la luz aquello que haces bien; que lo disfruten los demás, del mismo modo que tú aprecias el buen hacer de otras personas.
• Perdónate a ti mismo. Por todos aquellos errores; por lo que debiste hacer y no hiciste; por cualquier cosa que pese en tu conciencia sin que haya necesidad de ello.
• Ten tiempo para ti mismo. Que hallar un momento de disfrute no sea un privilegio. Busca cada día pequeños detalles o instantes que te hagan sentir bien.