MEDITACIONES

Sana tu niño interior herido y recuerda de nuevo tus talentos

Para muchos el niño o niña interior es el conjunto de todas nuestras potencialidades en estado puro, que nos habrían de permitir atraer la realización en todas las áreas de la vida. Cuando ocurre que en una o varias áreas no conseguimos vivir plenamente, varios psicólogos hablan del niño interior herido. Creo más bien que el niño interior simboliza el ser emocional, esa parte del ser que creció en un entorno determinado, y que, a muy temprana edad, empezó a ser condicionada a través de la culpa, la crítica, el miedo y el rechazo. Todos hemos tenido heridas emocionales que, si no se trabajan en sanarlas, actúan constantemente bloqueando nuestras relaciones, nuestro trabajo y por supuesto el bienestar de todos los cuerpos energéticos. Cuanto más conozcamos ese “niño interior herido”, y aprendamos a acogerlo y a sanarlo, más podremos ser capaces de conseguir que esta parte de nuestra personalidad trabaje a nuestro favor en lugar de perder energía peleándonos con ella. Un buen ejercicio para empezar a recuperar ese niño interior, salir del estancamiento emocional es esta Terapia Sanadora de Visualización Creativa con activación de la Glándula Pineal. Acógela con amor, sinceridad y sobre todo con sentimiento de libertad y transformación.