TERAPIAS

Sana tus heridas emocionales y reinvéntate

Nada más complejo, pero al   mismo tiempo tan fascinante que el mundo de las   emociones humanas. Están allí para hacernos sentir felices o tristes, llenos de amor u odio, de positivismo o negativismo frente a la existencia misma. ¿De qué depende? Esa es la gran incógnita. ¿De nosotros mismos? ¿De la herencia?  ¿De la sociedad?  ¿Del inconsciente? ¿De una fuerza que desconocemos? Una emoción es un estado afectivo que experimentamos, es un sentir, una reacción generalmente subjetiva frente a un ambiente, una circunstancia, o una actitud de una persona. esto que genera siempre cambios en nuestro cuerpo físico, modificaciones en nuestro comportamiento y afecta nuestro propio ser, es decir, nuestra verdadera alma. ¿SE PUEDEN CURAR LAS HERIDAS EMOCIONALES? claro que sí. recuerda: vinimos a ser felices no a sufrir. Creo que el amor o el amor incondicional porque existe por si solo; no necesita del odio para que “este disponible para quien lo quiera aportar”. Creo en la felicidad por si sola; no necesita de la tristeza o del sufrimiento para que “este allí para ser sentida o decidida”.  Lo extraño, y un tanto paradójico, es que tanto la felicidad como el sufrimiento hacen parte de una misma unidad energética.  Son como dos fuerzas amigas y antagónicas al mismo tiempo, que protagonizan su rol mientras caminamos por la existencia para aprender y evolucionar. La mejor forma de cicatrizar y curar una herida es liberándose de ese lastre emocional. Hay que enfrentarlo y decir “llevo algo adentro mío, que me pesa y que me duele, que no me permite tener una situación más plena”. Ha llegado el momento de inventariar y de hacer las paces con el pasado.